pepa´s tumbao
´conejo cazado por perros de corazón negro´ on Flickr.Edmundo había empezado a pintar platos. Este tiene algo de premonitorio, a varias bandas diría yo. Lo pintó en Olmué, en noviembre de 2012, como tres meses antes de mudarnos a Los Andes. Llegamos a Los Andes y encontramos que había conejos que cruzaban en gran cantidad por nuestro jardín; y que el vecino los cazaba (y los cazaba haciendo agujeros en la malla nuestra) y nuestros mismos perros los cazaban; y Juanito, nuestra alegría de la huerta negro joven murió entonces (atropellado).
También polémica actual por intentos continuos de los ganaderos/cazadores por legalizar el asesinato a discreción de perros y otras especies.

´conejo cazado por perros de corazón negro´ on Flickr.

Edmundo había empezado a pintar platos. Este tiene algo de premonitorio, a varias bandas diría yo. Lo pintó en Olmué, en noviembre de 2012, como tres meses antes de mudarnos a Los Andes. Llegamos a Los Andes y encontramos que había conejos que cruzaban en gran cantidad por nuestro jardín; y que el vecino los cazaba (y los cazaba haciendo agujeros en la malla nuestra) y nuestros mismos perros los cazaban; y Juanito, nuestra alegría de la huerta negro joven murió entonces (atropellado).
También polémica actual por intentos continuos de los ganaderos/cazadores por legalizar el asesinato a discreción de perros y otras especies.

third-eyes:

infinity-imagined:

The gravitational orbit of any moon, planet, star or galaxy forms a helix, when you view it traveling through a time dimension.  A 3-dimensional helix is a ‘slice’ of the 4-dimensional shape of the orbit of a planet; X is a time dimension, Y and Z are space dimensions.  One 2D slice of a 3D helix is a circle, another is a wave.  One 3D slice of a 4D helix is a sphere; a planet in a specific moment of time.

Interesting patterns are revealed when you start thinking about the 4-dimensional shapes of objects through time.  One example I enjoy is the fractal nature of gravitational orbits.  Consider the 4D shape of the orbit of the Moon around the Earth through time; a helix.  The helix of the Moons orbit is ‘wrapped’ around the helical orbit of the Earth around the Sun.  The helices of the Earth and Moon are further ‘wrapped’ around the orbit of the Sun around the center of our Galaxy.  When Galaxies orbit each other another iteration is possible.  Because gravity causes the same behavior at different physical scales, a fractal pattern is generated.  Viewed from the ‘side’, with one space and one time dimension, orbits are fractal waves.  Viewed from the ‘top’ (two space dimensions) they are fractal circles.  A 3D slice in spacetime (XYZ) shows a helical fractal. The true 4D object is a fractal hyperhelix.

Another beautiful fractal in time is biology.  Every time a cell divides it creates a bifurcation or a ‘branch’.  The same thing happens whenever an organism reproduces, or at each speciation event.  All life is part of the same 4-dimensional fractal tree, extending back in time to the moment of abiogenesis.  When you consider your 4-dimensional shape it becomes clear that we are all part of the same fractal organism, wrapped on the spherical surface of a hyperhelix!

I have a difficult time explaining this concept, if you don’t understand it’s because I’m not doing a good enough job explaining.  I can see it perfectly in my mind, and I wish I could create visuals to show exactly what I mean.  If there are any visual artists (paper or CG) who understand and would like to help spread this concept, please contact me.  The same goes for any mathematicians who can clarify this!

✧ open your third eye ✧

participando en conciencia

Enfermera de departamento de paliativos-cáncer identificaba las percepciones etc. que Edmundo le comunicaba, en su control semanal, como productos patológicos, del consumo de morfina, e incluso de “el desarrollo de la enfermedad” hacia el cerebro. [Nota: este “desarrollo de la enfermedad” tiene la función del “problema neurológico” en el entorno veterinario: saco donde mucho cabe cuando no se tienen explicaciones a mano.]

La última vez que habló Edmundo con la enfermera le contó enfáticamente que esa semana había estado saliendo al jardín y experimentando un gran bienestar. La enfermera no imaginaba que Edmundo se estaba refiriendo a algo objetivo, no creado por su mente en el momento de la conversación. El bienestar era algo medible: yo de hecho experimenté junto a él en esos días a los que se refiere Edmundo exactamente lo mismo que él describía. Sin drogas. Nos sentábamos juntos en un momento del día al sol. El aire era distinto esos días en esos momentos, el sonido… todo lo perceptible. Se sentía una brisa intensamente, que pasaría por todo, hilándolo; como coro español del 17.
#Conciencia
La percepción, su calidad, hace parte de la construcción de la realidad. 

(Fuente: somospoesia)

Pasé por momentos onda pérdida de fe. Siempre pensé (inconscientemente, que no irreflexivamente) que nos reuniremos (al morir con los ya muertos). Eso empecé a dudarlo cuando murió Edmundo, o empecé a dejarlo de encontrar como temática; empezó a sonarme a mito y construcción de conversión. Tuve que remontar sin asidero de esa idea. Pienso que quizá en algún sistema de representación inicial o eventual sea así (reuniones de espíritus familiares en semicuerpo), pero no es creo yo la eternidad eso. Hace falta valor creo para asumir q somos algo sin cuerpo esencialmente, y sin tanto carné de identidad ni líneas de tiempo, y que es nuestra creatividad lo que nos hace habitar este o aquel mundo, con este o aquel ser.

Lengua franca, no locura, liturgia

Lengua franca propongo yo.
Edmundo acepta; la acepta: modo de comunicarnos, de estar juntos a ambos lados de un hilo.
Él ve mi mente, ve cómo creo la realidad, y la creará conmigo al aceptar la propuesta.

La fe es esto. Creación de lenguaje.
La creación de un lenguaje para comunicarse sin saber premisas; buscándolas.

A través del físico (tuyo, lindo, rico) puedo acercarme a dios, o sea al acto consumado de comunicación, compenetración.1,2
*[nota 1: Otra tesitura que la del santismo, la de confundirse biunívocamente con dios y el todo. ¿Cómo se conjuga la creación: la imagen, y el confundirse?
*[nota 2: A Edmundo le hacía problema explicarse la vida de oración de las monjas de clausura. Y tampoco a Edmundo le daba miedo la muerte. En absoluto. Bien guerrero; desconoce sin miedo mitos sobre pureza espiritual; capaz de sacrificarse por estar implicado, crear mundos. La esencia, lo rico, está en el proceso. A Edmundo le gustan las zonas fronterizas. Bienvenida a Tijuana, mi vida:


De hecho creo que estamos escribiendo juntos ahora. Sea o no sea así, en realidad lo es, porque lo establecemos nosotros. Yo propongo marco/contexto/escenario/plot
(pero también él; quizá sean ideas mías sugerencias suyas) aceptado por los dos (- esto se *siente* en el proceso de crear el código -).3
*[nota 3: You put de flame on me: 

A través del físico se puede conectar; de la imagen en general. Físico como imagen: post-it. Es un juego de personajes.

[Lo social en el catolicismo, que no viste al santo budista].

Vergüenza. Estás dentro de mí y ves mi personaje marconi loco hablando contigo a la imagen. Pero es rica vergüenza, porque hay un juego de ajustarse, de tender al núcleo, confluir, afinar en todo lo posible; núcleo de entre nosotros y de *la* cuestión.

A través de la imagen llegar a lo divino. Nada menos que el objetivo de esta lengua franca entre manos.  

al fin riego de los predios on Flickr.

Por fin! Con agua del Aconcagua. No sé si es muy correcto, pero menos correcto es dejar morir vegetales. Edmundo estaba feliz.

pixels e intención


Los pixels de la comisura de la boca de esta foto de Edmundo se modificaron mientras yo los observaba. El resultado-abstracción fue una sonrisa-guiño.
¿Qué lo produjo? ¿Mi intención? (¿mis deseos de ver algo así suceder?) ¿Lo produjo Edmundo, en comunicación conmigo?
Que existe la posibilidad de que la mente modifique la materia ya lo sabíamos en esta casa. Justamente Edmundo ha sido testigo de cómo yo he movido precisamente pixels: he cambiado más de una vez con la mente el ícono de una foto de su posición horizontal a su posición vertical. El efecto se ha producido tras un proceso de contención de la intención. Es como si le pusieras una compuerta a una corriente de agua, hasta que la presión de esta derriba la compuerta, la abras tú con la mano o no la abras. (Sería oportuna alguna analogía sexual también). En concreto yo he estado sentada frente a la pantalla del ordenador con el plan de cambiar de dirección el ícono de una foto, pero no lo he hecho, manteniendo la intención pero centrando mi acción en un intercambio lingüístico con Edmundo. Ahí la intención siguió su curso. [Lo mismo me ha pasado con Skype (tengo la intención de llamar a alguien pero me dedico a otra cosa, sin apartar mis pensamientos del acto inminente de llamar, hasta que escucho el soniquete del programa marcando el número de la persona)].
Otro tema es relación entre intención y grado de conciencia.  
Otra cosa es el estatus de materia de un pixel.
Otra cosa más es el concepto de mente en caso de que esta pixelación la haya producido Edmundo.

Jaime y la fe

Hoy le dije que ya no me da miedo la oscuridad, desde que Edmundo murió. Al contrario que antes, no la siento como cobijo de seres siniestros y fríos. La oscuridad puede ser cálida; yo no la conocía así. 

Recordaba que me había dicho que él dialogaba con personas que habían muerto, como su padre o un amigo.
A la pregunta de cómo distinguir al ser con que hablas de una alucinación, como se plantearía Sacks, me respondió rápido: fe.
Y se le ocurrió asociarlo con ¿has visto que los moros ven al perro como un diablo?
Y yo asocié un artículo, que tradujo Edmundo, sobre siquiatría en la frontera de Estados Unidos. A los latinos los clasifican a veces como locos por vivir inmersos en una realidad invisible, donde hay amigos muertos que te acompañan en tus actividades diarias, que incluso se pueden convertir en semidioses con superpoderes, capaces de intervenir en el curso de tus días, cooperar en tu realidad, desde pequeñas cosa s como despertarte temprano a producir fenómenos de sanación radical. Ahí se explica el respeto a los ancestros, la unción de santos en una comunidad: existiría un ámbito para la comunión con ellos, más allá del cuerpo que dejaron; existe un medio y modo de crear/mantener el contacto. Y eso en sí sería sagrado (hacer uso de las posibilidades/facultades comunicativas; el reconocimiento de una relación). Ese ámbito se admite como misterioso, escapable. Se lo vive como relación con tierras fronterizas (paralelas, o intermitentes). Perder el contacto iría contra natura, contra la biología que coordina los reinos múltiples que constituyen el universo mundo. Los santos, los dioses, nos lo recuerdan, con sinuosidad (que aceptamos como necesaria, porque en sí es expresión de potencialidad/libertad). Los dioses tienen un pie al otro lado de la frontera. Conocen más. Los asimilamos como guías en la exploración de lo que trasciende a esta realidad física que tenemos definida.

Jaime no se llama Jaime.

Transcripción - Santiago Auserón en defensa de la filosofía

[…] “Me sedujeron como una especie de mundo de ciencia ficción; como una especie de nebulosa en la cual yo me sentía más libre que en los condicionamientos de la vida diaria [sobre su encuentro en la secundaria con los filósofos]. “Una cierta inquietud por ver las cosas desde un ángulo un poco… no del todo inconsciente, por decirlo de una manera prudente.

“Yo considero que mi taller tiene como 3 bancos, es un taller triangular, y siento la motivación de la letra, del lenguaje; me lleva  a la relación con los sonidos no verbales. Y considero algo muy misterioso esa confluencia en las canciones del sonido verbal con el sonido no verbal; las dos formas culturales del sonido. Entonces esos dos aspectos de la sonoridad, el lenguaje y el sonido musical provocan situaciones que invitan a la reflexión, y entonces me llevan al tercer banco del taller. Hay una cierta relación, necesaria ya para mí, entre el oficio de las canciones y la vocación filosófica.

“No creo que la filosofía pueda ser un arma de liberación masiva, porque las condiciones en que el lenguaje se convierte en lenguaje de masas son las condiciones del eslogan, o del mensaje publicitario. Eso no quiere decir que no tenga ninguna oportunidad de influir en el cambio de mentalidades, educar en la dirección del pensamiento crítico. El contagio que pueda provocar la filosofía hay que contemplarlo en la relación directa entre maestro y aprendiz, o entre amigos, en una relación del filos, del quererse como amigos, en lo que se basa de hecho el amor por el saber.
Es de uno a uno, es como en las buenas canciones, es cuando te cuentan que una canción mola o que un grupo es interesante… tú lo percibes en la energía, en la vibración, afecto con el que te lo transmite una persona, y tú lo heredas, y lo transportas en tu interior, lo maduras y elaboras… las cosas, y, si acaso tienes ocasión algún día, transmitírselo a alguien. A veces un buen profesor tiene ocasión de transmitirlo a varios, en una clase, o en una tertulia, o una reunión de amigos, una banda, en un local de ensayo… pero eso es excepcional. Yo creo que hay que prestar atención a la relación de boca a oído, a la relación interpersonal de uno en uno, y eso corre como un virus, cuando es verdaderamente eficaz, cuando las ideas son eficaces, y aparecen en el momento justo, cuando son necesarias, hay también una contaminación viral de información, sin necesidad de red electrónica. Contando incluso con la red electrónica tal vez pueda ser incluso más rápida la transmisión de ciertas ideas… no estoy seguro. Creo que lo que es plenamente convincente es la relación interpersonal. Es ahí donde las ideas adquieren fuerza, donde tanto las ideas filosóficas como la estimulación del pensamiento crítico como la convicción o lo atractivo de una forma artística. Creo que es lo que tenemos que cuidar. Sinceramente, creo que llegaremos más lejos si empezamos a preparar cambios en los cuales nos sintamos implicados ya, uno, consigo mismo, y seamos capaces de contárselo al compañero de trabajo o al compañero de estudios, o al compañero de bar en la barra. Creo que ahí es donde hay que mirar verdaderamente: el poder de contagio de la filosofía, o la inquietud del pensamiento crítico, esa inquietud contagiosa; y es ahí donde en cierto sentido también es masiva, pero masas moleculares… no pensar en totalidades grandes, desde la sociedad… porque las totalidades a gran escala exigen la manipulación mediática; exigen, o la permiten, o la vuelven muy fácil. Las masas a gran escala es asunto de eslogan, y de manipulación a gran escala.

“Yo creo que la gente necesita reflexionar sobre el lenguaje o sobre la realidad social, sobre la naturaleza, sobre el cosmos… esa necesidad no va a desaparecer. La gente que se siente inclinada a eso lo va a sostener; lo mismo que la gente que se siente inclinada a la poesía, a buscar algo que solo puede ser dicho de una manera singular, y que tiene que mirar en su interior para buscar las palabras. Ese tipo de gente no va a desaparecer.
Lo que sucede cuando hay un momento de florecimiento es que el contagio se transmite con mayor naturalidad y más gente se beneficia de los descubrimientos, de los placeres o de las inquietudes que proporcionan el pensamiento y las letras, las humanidades en general.

Pregunta: ¿Qué aporta la filosofía en un sentido vital?
“La sensación de pertenecer a una comunidad de los que inevitablemente se sienten exiliados de su propio país, la sensación de poder usar el lenguaje y las ideas para algo que no sea siempre amenazador, y para hacer frente a la conciencia de que somos mortales, y para tratar de entender todo lo que podamos acerca de lo que es la vida del ser humano y la vida de los animales que no hablan, y no son conscientes de que se van a morir [sonrisa], y lo que es también la existencia de los seres inorgánicos que… en fin, creo que la filosofía es una necesidad que está de algún modo en la mente de todo ser parlante, letrado o analfabeto; y que esa especie de disponibilidad del cortex para especular en todo bípedo, normalmente, antes de que la gente se pueda permitir el lujo de dedicarse a averiguar cómo son los cristales o como son las estrellas hay algo que la reconduce, hay una religión que captura esas energías anímicas y las dirige. Y entonces la filosofía puede conducir también a no dejarse conducir adonde uno no quiere ir, antes de preguntarse cómo son las cosas. 

(Fuente: youtube.com)

Juanito en otro hogar

Días antes de que muriera Edmundo, yendo en coche, escuché el ladrido inconfundible de Juanito. Inmediatamente mis lágrimas quisieron saltar, dolorosas. Pero las retuve, o mejor dicho, me elevé por encima de ellas, por encima de sentimientos de pérdida, por encima de referencias a líneas de tiempo. Fue como si una inercia emocional me tirase a un precipicio pero antes siquiera de empezar a caer decidiese remontar, elevarme altísimo, como superhéroe; una sustancia me propulsaba, posiblemente a través de los pulmones.

El ladrido era Juanito; y el ladrido me instó a percibir a Juanito en toda su grandeza, como un dios, sin forma, sin historia, sin accidentes; sentir una esencia, que era Juanito, como pudo haber sido una flor voladora o una caricia de vértigo: Juanito era ese instante lleno de su presencia. Recibí la instrucción de sencillamente maravillarme de su plenitud, encanto y misterio.  

Al llegar a casa le conté a Edmundo. Me escuchaba con atención, pero me interrumpió para preguntarme ¿el ladrido salió de una casa? Lo hizo justo en el momento en que mi texto se veía que empezaba a recrearse en la idea de que es opcional tirarse a llorar ausencias o elevarse a disfrutar presencias.

Juanito murió el 7 de marzo de 2013, un mes antes de que le diagnosticaran a Edmundo el cáncer. 

lisperguer:

image

[Claudio Lísperguer con Bibi Lauren] [Este cuento fue publicado en el fanzine Ciudadela (Amsterdam, Países Bajos), por entregas, desde el número 10, mayo de 1999, hasta el número 17, diciembre de 1997. Publicado íntegro en el número 72, agosto de 2004. En este blog hemos republicado…

Denunciante de matanzas al banquillo de los acusadod - ¿Qué comimos?

El denunciante de las matanzas de San Joaquin, responsabilidad de su alcalde, Echeverría, fue sentado en el banquillo de los acusados. Esperpéntico; y alarmante e inexplicable la cantidad de animalistas que -tan injustamente- quieren verlo en cana. ¿Cómo se explica?

Luis llegó a trabajar a una muni donde se estaban matando perros desde hacía muchos años, mucho antes de que él entrase a trabajar. Entre sus diversas funciones estaba la de trasladar en furgoneta a los funcionarios a quienes asignaban matar perros. Desde el principio lo repudió. Decidió denunciarlo, pero no lo hizo inmediatamente, pues Luis tiene una familia que depende de su trabajo. Vaciló, pues sabía que lo normal es que cuando un funcionario denuncia una matanza recibe represalias. Luis grabó los crímenes con la intención de darlos a conocer, de modo que dejasen de ocurrir. Este es el contexto. Partícipe en los crímenes? ¿Partícipe alguien cuyo rol, consciente, fue terminar con la barbarie?

Gracias a él se dio fin a una etapa que se alargaba impunemente. Gracias a él por primera vez en la historia de Chile se contó con toda la información necesaria para meter en cana a un alcalde asesino. Gracias a él por primera vez se pudo - y no se hizo- querellarse contra Sergio Echeverría, con nombre y apellido, con todas la de la ley. 
Luis cayó en las manos equivocadas, desgraciadamente. Animalistas y abogados que no ven la película completa. Gente que no se da cuenta del rol clave histórico de Luis. Es necesario que los funcionarios puedan denunciar sin represalias. Un buen abogado habría agarrado el tema por ahí. Echeverría sería un imputado claramente señalado (y no la flojera de ´a quien resulte responsable ´. Qué onda, Echeverria es el responsable. A por él debiéramos ir, a la yugular. Por favor. Para que no se repita, para que todo alcalde sepa a qué atenerse. Para que nunca más, insisto, un activista, un ciudadano, un animalista deba vacilar ante crímenes tan repudiables.
#LuisSomosTodos

Caso San Joaquín